MIRTA RAQUEL ESCALANTE 31/08/1952 – 11/01/2023

La congoja y el pesar nos invaden como Institución, debido a la partida física de este mundo de la Sra. Mirta Raquel Escalante, Gerente de OSUNSa.

La triste noticia nos ha conmovido a todas y a todos, y nos ha dejado un inmenso dolor, no sólo por su compromiso y honorable trayectoria, sino también por su enorme sabiduría y amistad compartida a lo largo de los años.

Como Institución, es nuestro más sincero deseo conmemorar la vida de la Sra. Mirta Raquel Escalante, quien dedicó 48 años de servicio, compromiso, esfuerzo y por sobre todo, amor, a nuestra querida Obra Social; quien fue también nuestra Gerente durante 30 años.

La Sra. Mirta Raquel Escalante, inició sus primeros pasos en OSUNSa el 1 de noviembre de 1974, cumpliendo en aquel momento, tareas de Administración y brindando atención al público en el sector de Emisión de Órdenes. Luego, en el año 1978, se desempeñó como Secretaria de Gerencia, hasta que en 1992 fue designada en el cargo de Gerente de OSUNSa.

A lo largo de su extensa trayectoria, la Sra. Mirta Raquel Escalante, recibió reconocimientos y menciones, y fue partícipe y protagonista de cada momento importante para la Obra Social.

Comenzó desarrollando sus tareas en calle Florida 363, donde OSUNSa tenía en aquel entonces su sede física. Luego, en la calle Rivadavia 218; y finalmente, en calle Buenos Aires 367. Durante todo el tiempo transcurrido y los cambios que surgieron, la Sra. Mirta estuvo presente: dirigiendo actos, administrando, supervisando, y ayudando a crecer a OSUNSa, para que sea la Obra Social que hoy todos conocemos.

Por ello, desde OSUNSa expresamos con profundo dolor, pero también con un gran y sincero agradecimiento hacia la memoria de la Sra. Mirta y a su familia, que Mirta ha sido un pilar fundamental para nuestra Institución.

Las anécdotas de todo lo vivido y lo compartido, vivirán en cada miembro de OSUNSa, resonando y perdurando por siempre dentro de los corazones. Algunos compañeros la recuerdan por su rapidez a la hora de utilizar la máquina de escribir, y luego, en la computadora; por su elocuencia, por su gran memoria para recordar datos importantes; por su enorme capacidad para llevar adelante las tareas concernientes a la administración de la Obra Social. Otros, además; por su sencillez y sabiduría, y porque amaba lo que hacía, poniéndole vida, cuerpo, alma y corazón a cada día.

Hay ocasiones en las que las palabras no alcanzan y se esconden, mientras se las escribe. Y aún queda tanto por decir. Hoy, desde OSUNSa, simplemente te decimos MUCHAS GRACIAS, MIRTA, POR TODO LO QUE NOS DEJASTE Y LO QUE TE LLEVASTE. HONRAREMOS TU MEMORIA Y NUNCA TE OLVIDAREMOS.

UN ABRAZO AL CIELO.

Leave a reply